martes, 23 de junio de 2015

¿HACIA DÓNDE VA LA IZQUIERDA?

ELECCIONES 2016

Por: Enrique Soto Roca (*)

¿Quién se pone el polo rojo que dejó Humala en el closet? pregunta con provocación Carlos Meléndez, en un análisis polémico que escribe sobre la situación actual de la izquierda, publicado el sábado 23 de mayo en el diario El Comercio, poniendo énfasis en su evaluación  que “existe una insatisfacción social sin ninguna genuina representación política”.

Creemos que este artículo marca la pauta para abrir y profundizar el debate en torno a la coyuntura política a pocos meses de las elecciones presidenciales 2016 y cuál es el rol protagónico que le tocaría jugar a la izquierda peruana.

El análisis de la situación no es nada sencillo, contrariamente se presenta bastante compleja, que requiere mucha atención, prudencia y mesura para emitir algunos juicios de valor. Sin embargo, se puede señalar que el país en estos momentos se halla en una encrucijada, semiparalizado política y económicamente, sumido en un proceso de desaceleración, que ha empezado a manifestarse a través de los conflictos sociales violentos, que según Matos Mar son signos inequívocos de “desborde popular”, algo que merece un análisis a conciencia para poderlo entender a cabalidad.



Inmersos en ese panorama actúan política y socialmente los movimientos de izquierda de nuestro país, que de alguna forma no han podido interpretar certeramente los nuevos designios de nuestros tiempos, que no son como los de la década de los 80, donde el alborozo se centraba en la lucha revolucionaria y la vía violenta para la toma del poder, donde la lucha armada era  el eje de avanzada en la toma de posesiones estratégicas de dominio. Desde las década de los 90 se empezó a vivir un nuevo ciclo en el quehacer político nacional, dando paso a la lucha democrática, fue así que en democracia nos tumbamos una dictadura civil, como fue el fujimontesinismo, y ahora se lucha democráticamente porque nunca más vuelva esa lacra que envileció al país.

El avance del neoliberalismo, que ha logrado posesionarse en el país, gracias al boom económico que vivimos la década pasada (2003-2013) debido a los altos precios internacionales de los commodities y a la gran demanda de los países industrializados. Sin embargo, este modelo económico, tal y como se viene aplicando, no ha resuelto los preocupantes niveles de desigualdad e informalidad, así como no ha podido llevar a cabo las grandes y profundas reformas institucionales que el país requiere de manera urgente. Y en lugar de industrializar, para consolidarlo económicamente, lo ha hecho más primario exportador. Y ese giro solamente lo puede realizar un movimiento político que sea verdaderamente nacionalista.

Forjar un movimiento nacionalista verdadero para sacar adelante al país es todo un reto que podría asumirlo la izquierda. Pero –“seamos realistas, hagamos lo imposible”- la tarea no es fácil, sino difícil y bastante sacrificada, que va a significar aceleradamente hacer una reingeniería profunda en todos los movimientos políticos de izquierda, que supere la sola búsqueda de un candidato apropiado y carismático.

Partir de cero, no creo que sea el camino adecuado, sino avanzar con lo que tenemos desechando todo lo malo que nos impida avanzar. Desde nuestras ambiciones personales hasta nuestros prejuicios miopes. Ya que no se trata de construir una élite de manera inmediata, que nos puede llevar entre 10 y 15 años –según calcula Sinesio López- pero sí producir una élite a largo plazo, ya que ello nos garantizaría una proyección segura hacia el desarrollo en los próximos 50 años. Aprendamos a pensar para el mediano y largo plazo. Lo inmediato es efímero.

El sueño debe ser construir un movimiento político sólido que conduzca los destinos de nuestro país para los próximos 50 y 100 años. Lo que hagamos ahora debe ser para trascender. Para dejar a nuestros hijos y a las futuras generaciones una patria libre, desarrollada y segura.

Creemos sinceramente que la tarea de la izquierda en estos momentos es forjar la unidad, en torno a un discurso sólido y coherente que recoja las necesidades y aspiraciones de los ciudadanos más pobres y de la clase insurgente. Y eso resumido en un Plan de Gobierno, que como dice Sinesio López está reflejado en: “Los puntos centrales de la Gran Transformación”. Eso hay que darle color y vida. Y coincidimos con Sinesio en el sentido que “la fragmentación de la izquierda es un suicidio” (La República 23 de abril 2015). Ya quisiera la derecha ese suicidio, para que tenga cancha libre para hacer lo que venga en gana.

Si la izquierda quiere hacer una buena campaña, aunque no gane, pero digna y con principios, no tiene derecho a equivocarse en una política de alianzas, ya se equivocó en dos oportunidades cuando avanzó con Fujimori en el 90 y con Humala en el 2011. Ambos resultaron una traición. Consideramos que lo más recomendable y seguro es avanzar con lo ya iniciado –claro está superando asperezas-. Es decir, con la consolidación del Frente Amplio, impulsando el Partido Tierra y Libertad, presidido por Marco Arana. Empezando a promover una convocatoria lo más amplio posible para construir un espacio político de centro izquierda, tratando de diluir ese estigma que les quiere imponer la derecha como antimineros. Ese  es el camino que desde nuestra modesta opinión se debe recorrer. Es más seguro.

Así mismo, es necesario que la izquierda empiece a ser representada por rostros nuevos, que obliguen la jubilación de algunos dirigentes que ya no convocan y han perdido carisma y liderazgo, aunque mantengan aparato y recursos financieros. Sin embargo la presión social debe obligarles al cambio.

“¿Quién se pone el polo rojo?” parece ser la interrogante que desafía la dignidad de los ciudadanos de izquierda. La tarea recién empieza a implementarse y los retos son heroicos. La izquierda tiene una gran responsabilidad histórica, al margen de los resultados en esta lucha electoral y democrática que recién empieza.

Esperamos que las luchas intestinas en los movimientos de la izquierda peruana no mellen las expectativas que la mayoría de ciudadanos pobres tienen puestas en ella desde hace más de tres décadas. Y exige su unidad orgánica y el levantamiento de una sola plataforma de lucha, en las próximas elecciones presidenciales.
(*) Periodista. Analista político

lunes, 22 de junio de 2015

OPTIMIZANDO EL PROCEDIMIENTO DE EVALUACIÓN DEL IMPACTO AMBIENTAL PARA IMPULSAR LAS INVERSIONES



En referencia a la promulgación de la Ley de Promoción de las Inversiones para el Crecimiento Económico y Desarrollo Sostenible No. 30327 (“Ley”), como parte del cuarto paquete de Reactivación Económica aprobado por el Congreso por el cual se pretende influir en el crecimiento de la economía a través de la implementación de disposiciones que optimicen los procedimientos y tramitación de los permisos con incidencia ambiental requeridos para el inicio de la ejecución de un proyecto, el abogado especialista en derecho Ambiental y de los Recursos Naturales, Miguel Ángel Soto, realiza un análisis al respecto en la reciente publicación de la revista especializada en minería y energía, Minería & Energía, edición 31, pág. 32-34.





A propósito del Cuarto Paquete de Reactivación Económica aprobado por el Congreso
Optimizando el Procedimiento de Evaluación del Impacto Ambiental para Impulsar las Inversiones


Miguel Ángel Soto
Asociado de Rubio Leguía Normand


La Ley de Promoción de las Inversiones para el Crecimiento Económico y Desarrollo Sostenible prevé la posibilidad de integrar distintos permisos sectoriales en el EIA, a fin de que como resultado del procedimiento de evaluación ambiental pueda autorizarse la ejecución de obras.

Las estimaciones de crecimiento de nuestra economía para el 2015, proyectadas hacia fines del año pasado en 5.5% y a inicios del presente en 4.8%, han sido drásticamente reducidas a menos del 4% –y con miras a cerrar en alrededor de un 3%– debido, principalmente, a una contracción de las inversiones producto de cautelosas decisiones corporativas que observan con recelo el emprendimiento de nuevos proyectos. Así, en el primer bimestre del año, las inversiones mineras disminuyeron en 11.8% con respecto al período similar del 2014. 

En respuesta a dicha coyuntura, ha sido promulgada la Ley de Promoción de las Inversiones para el Crecimiento Económico y Desarrollo Sostenible No. 30327 (“Ley”), que pretende influir en el crecimiento de la economía a través de la implementación de disposiciones que –entre otras– optimicen los procedimientos y tramitación de los permisos con incidencia ambiental requeridos para el inicio de la ejecución de un proyecto.

Autorizaciones para el Levantamiento de Líneas Base

La Línea Base es un aspecto esencial de toda evaluación ambiental pues describe, en base a información levantada en campo, el estado actual del área de actuación previa a la ejecución de un proyecto, con la finalidad de identificar las medidas idóneas para la prevención de impactos.

Ahora bien, el levantamiento de la Línea Base supone en muchos casos la colecta de recursos forestales, de fauna o hidrobiológicos, razón por la que el titular de un proyecto –una vez aprobados los Términos de Referencia (“TdR”) del Estudio de Impacto Ambiental (“EIA”)– debe obtener autorizaciones de investigación de parte del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas – SERNANP, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre – SERFOR o el Ministerio de la Producción – PRODUCE, según corresponda.

En ese sentido, la Ley establece que en dichos casos la Autoridad Ambiental solicitará la emisión de opiniones técnicas a las referidas autoridades, como parte del procedimiento de clasificación ambiental del proyecto; lo cual permitirá que con la aprobación de la clasificación ambiental y de los TdR, a través de un único procedimiento, pueda elaborarse el EIA, incluyendo las investigaciones, extracciones y colectas respectivas para la Línea Base.

Uso Compartido de Líneas Base

La Ley prevé la posibilidad de que el titular de un proyecto opte por el uso de la información de las Líneas Base de EIA aprobados, para la elaboración de un nuevo instrumento de gestión ambiental, sujeto a que: (i) la actividad prevista en el nuevo proyecto se encuentra íntegramente ubicada en el área física de la Línea Base preexistente; y, (ii) no hayan transcurrido más de 5 años desde la aprobación del EIA que contiene la Línea Base que se pretende utilizar.

Certificación Ambiental Global

La aprobación de un EIA es el resultado de la colaboración específica de órganos de consulta, técnicos y profesionales, con competencia para emitir opiniones en asuntos administrativos y gubernamentales, los mismos que asesoran con sus dictámenes, opiniones y pareceres a la Autoridad Ambiental.

A la fecha, la evaluación de los EIA se rige por un procedimiento administrativo complejo en donde confluyen una serie de autoridades (ANA, SERNANP, MINAG, SERFOR, DICAPI, DIGESA, entre otras) que valoran la información contenida en dicho instrumento ambiental y emiten su opinión, razón por la que esta herramienta únicamente es potenciada como parte de la Certificación Ambiental Global prevista en la Ley.

La Certificación Ambiental Global permite que como parte del proceso de evaluación del impacto ambiental se incluyan al EIA (Categoría III) determinados títulos habilitantes que emiten otras entidades sectoriales, articulando en un único procedimiento administrativo hasta 11 permisos y autorizaciones[1] exigidas por la legislación nacional, permitiendo así tramitarlos de manera simultánea a fin de obtener una autorización única e integrada emitida por el SENACE, que faculte el inicio de la ejecución de determinadas obras de un proyecto.

A Modo De Conclusión

La evaluación de impacto ambiental es una herramienta idónea para optimizar la actuación de ciertas autoridades que, aún cuando intervienen en dicha evaluación, posteriormente a la aprobación de un EIA otorgan permisos sectoriales. Así, con la Certificación Ambiental Global se evitará la duplicidad de actuaciones administrativas e incentivará la planificación anticipada de un proyecto, reduciéndose en aproximadamente un año el inicio de ejecución de obras; sin que ello signifique en modo alguno la reducción de estándares ambientales ni la rigurosidad que demanda la evaluación del impacto ambiental.

Sin embargo, limitar la Certificación Ambiental Global a los EIA Categoría III a cargo del SENACE resultaría poco razonable, tomando en cuenta que dicha herramienta podría resultar perfectamente aplicable a proyectos categorizados en la Categoría II (Estudio de Impacto Ambiental Semidetallado) y Categoría I (Declaración de Impacto Ambiental).




[1] Ejecución de Obras de Aprovechamiento Hídrico, Ejecución de Obras en Fuentes Naturales de Agua, Autorización de Uso de Agua, Autorizaciones de Vertimiento y Reúso, Autorización de Desbosque, Autorización Sanitaria para Tanque Séptico, Opiniones Técnicas del Sistema de Tratamiento y Disposición de aguas residuales, Opiniones Técnicas para Vertimiento y Reúso, Derecho de Uso de Área Acuática, y la Opinión técnica vinculante para el otorgamiento de autorizaciones de extracción de materiales de acarreo en cauces naturales de agua. La Ley considera los Estudios de Aprovechamiento Hídrico; sin embargo, ello actualmente puede ser incluido en el EIA. Asimismo, se considera dos permisos únicamente aplicables al sector hidrocarburos y que actualmente ya han sido incorporados al EIA: Plan de Contingencias y Estudio de Riesgo.


lunes, 8 de junio de 2015

UN GOBIERNO AL GARETE

Por: Enrique Soto Roca (*)

A un año y dos meses de poner término a su gestión, el gobierno nacionalista de Ollanta Humala parece irse quedando sin capital político. Tía María, fenómeno social que ha convulsionado Arequipa y todo el sur del país y el caso Martín Belaúnde Lossio, vinculado con actos de corrupción ha puesto a la pareja presidencial contra las cuerdas.

CAE POPULARIDAD

La popularidad de la pareja presidencial ha caído estrepitosamente el mes pasado, según encuesta realizada por la compañía de investigación de mercado, Gfk, a nivel nacional. Ollanta Humala con respecto a su aprobación se ubica en 16%, ocho puntos menos  que en el mes anterior, mientras que su desaprobación se incrementó de 72% a 77%. Es decir, tres cuartas partes del país no lo aceptan. Asimismo, Nadine Heredia, cayó en su popularidad de 27% que tenía en abril, a registrar un 18% en mayo. El Presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano, no se quedó al margen de esta sanción ciudadana, su aprobación se ubicó en 18% frente a una desaprobación del 47%.



Como podemos darnos cuenta la situación política del gobierno es sumamente crítica, ya que registra un desgaste acelerado en su gestión en los últimos meses, que lo va arrinconando hacia una inestabilidad, bastante preocupante. Por eso, el ex presidente y líder de Perú Posible, Alejandro Toledo, propuso un cónclave de ex presidentes y líderes de partidos con Ollanta Humala para buscar soluciones a los problemas que afronta el país, ya que a su juicio esta cita sería necesaria “para impedir la interrupción del sistema democrático”. Expresión sumamente alarmante que se puede leer de muchas maneras.

Sin embargo, lo que se corrobora es la precariedad a la que está llegando este régimen, con una increíble falta e iniciativa para resolver los problemas más cruciales.  Dando a entender que no sabe qué hacer, ni cómo actuar ante los desafíos que a diario se le presentan y parecen acorralarlo.  Desde los conflictos sociales, que empiezan a brotar por doquier, hasta la inseguridad ciudadana que se expande como un reguero de pólvora, no existiendo una política de gobierno para contenerlos. Los extorsionadores están haciendo de las suyas obligando a ciudadanos solventes, con negocio, a dar altas sumas de dinero, si quieren seguir viviendo.

La situación se pone color de hormiga, frente a un gobierno incapaz para hacerle frente. Por su parte, la oposición política se mueve con gran apremio con el principal afán de sacarle el mayor provecho a la coyuntura. Las relaciones que se habían equilibrado con el nombramiento del nuevo Presidente del Consejo de Ministros, se han vuelto a resquebrajar, siendo muy probable que el Congreso de la República, no le otorgue al Ejecutivo, facultades legislativas que está solicitando, para normar sobre asuntos económicos, seguridad ciudadana y conflictos sociales, generándose enfrentamiento entre estos dos poderes del estado. Se descarta, desde nuestro particular punto de vista, el cierre del Congreso, porque no hay ambiente psicosocial que apunte hacia ello.

COMUNICACIÓN Y DIÁLOGO

Esta forma de hacer política tiene que ser superada, si queremos avanzar en la consolidación institucional dentro de un sistema democrático. El enfrentamiento constante y permanente entre el oficialismo y la oposición nos desgasta y no es nada constructivo. En tal sentido, es necesario y urgente buscar el entendimiento a través de la comunicación y el diálogo sostenido.

Por otra parte, la situación de desgaste político acelerado que padece el régimen, lo ubica como un gobierno al garete. Sin norte, que avanza según soplan los vientos, sin imponerse la inteligencia y la razón. La situación se complica cuando la protesta no sólo es en Tía María, sino en todo Arequipa, expandiéndose a todo el sur del país, para luego convertirse en una protesta nacional, manifestándose en todo el territorio. Esto es grave, ya que compromete a más de 30 millones de ciudadanos que constituimos esta comunidad.

Después del paro regional del sur del país realizado con éxito la semana pasada, estos han pedido a la Central General de Trabajadores del Perú (CGTP) que convoquen a un paro nacional para obligar al gobierno a atender las necesidades más urgentes que padece el pueblo peruano. Sin embargo, la central sindical, está tomando las cosas con pinzas, actuando con sumo cuidado, para que no se mezcle la lucha política con las reivindicaciones laborales, que podrían hacerle perder el control del liderazgo y hegemonía.

¿DESBORDE POPULAR?

Por eso la CGTP, para medir fuerzas y garantizar el control de las acciones que pueda tomar, ha empezado a promover una movilización a nivel nacional, llamada también “Jornada Nacional de lucha”. Asimismo promueve un “Paro Andino”, en algunas regiones de nuestra serranía. Como podemos darnos cuenta esta situación es muy delicada, ya que las organizaciones gremiales han empezado a calentar motores a nivel nacional y de ser efectivas estas protestas, podríamos estar asistiendo a un “desborde popular”, tomando el concepto del historiador y antropólogo Matos Mar.

Por su parte, el Sutep, Sindicato Único de Trabajadores de la Educación Peruana, viene promoviendo un paro de 24 horas. Atizando la hoguera. Asimismo, un nuevo sector de transportistas viene haciendo lo mismo. Sería letal que el transporte se paralice, ya que es un sector estratégico. Todo esto de salir tal como lo tienen planeado pondría en graves aprietos al régimen, afectando la gobernabilidad, ya que se desataría una ola de protestas y enfrentamientos a nivel nacional, que el gobierno no estaría en capacidad de contener y controlar, ni utilizando a las fuerzas policiales en pleno, podría garantizar el orden, ya que estas han dado muestras de incapacidad operativa al no poder contener la avalancha delincuencial desatada en todo el país, y de manera agresiva y virulenta en Lima, donde viven 10 millones de ciudadanos, un tercio de la población a nivel nacional.

Como podemos apreciar, tener un gobierno al garete es sumamente peligroso y delicado. Por lo que es necesario institucionalizar el diálogo a nivel nacional y utilizar sabiamente esta herramienta para resolver cuanto problema social, político y económico se presente en el país.

Es de sabio conversar y de ignorantes violentarse. Con una actitud dialogante todos saldremos ganando. Las instituciones democráticas, pilar del desarrollo se fortalecerán.
(*)Periodista. Analista político

martes, 2 de junio de 2015

EL ABRAZO DEL DRAGÓN

Por: Enrique Soto Roca (*)

“China es un gigante dormido, cuando despierte moverá el mundo”, dijo Napoleón Bonaparte (1769-1821), el  gran genio y estratega político y militar hace 200 años aproximadamente y parece haber acertado en su brillante y prometedora profecía.

NO INTERESA EL COLOR DEL GATO… SI CASA RATONES

El gigante asiático empezó a despertar en 1949, cuando su líder y caudillo revolucionario, Mao Tse-Tung, después de haber derrotado a Chang Kai-Shek  y su partido se instaló en Pekín y proclamó la República Popular China y fue nombrado presidente del Consejo de Gobierno por la Asamblea Nacional del Pueblo Chino. Es el inicio del comienzo de un nuevo amanecer para el continente asiático, que estaba sumido por muchos años en extrema pobreza. Mao falleció en 1976, dejando un clima agudo de tensiones y rivalidades al interior del Partido Comunista Chino.

En 1977, después de derrotar política y militarmente a La Banda de los Cuatro- grupo radical de extrema izquierda, que deseaba controlar  el partido, encabezado por la esposa de Mao-, Deng Xiaoping toma el control total del gobierno chino y asume la presidencia. Sus primeras decisiones fueron radicales. China en política económica dio un giro vertiginoso de 360°, abriéndose hacia los mercados capitalistas, para atraer a las empresas transnacionales occidentales. Fue famosa la frase que se repetía por esos días: “Da igual que el gato sea blanco o negro, lo importante es que cace ratones".

CHINA DESPIERTA CON FUROR

Ese mismo año empieza una nueva era, de despertar apasionado en el país asiático. Deng motivó a sus paisanos a ingresar al desafiante mundo de hacerse ricos. "Hacerse rico es glorioso". Arengaba por doquier. Y al mismo tiempo empezaba a implementar profundas reformas. Siendo cuatro las cardinales que sostendrían en el futuro la estructura del Estado y la sociedad China:
  1. Reforma Agraria
  2. Reforma Industrial
  3. Reforma Científico Tecnológico
  4. Reforma Política y Reorganización del Partido Comunista.

EMPIEZA EL CRECIMIENTO ECONÓMICO

La audaz y decidida liberalización de la economía, como parte de la magia, impulsó su desarrollo y crecimiento, sin renunciar a su ideología y doctrina y teniendo al Partido Comunista como centro del poder, que conduce los destinos de la sociedad China.



A partir de entonces se puede decir que China, despierta totalmente y empieza a dar rienda suelta positivamente a toda su potencialidad y creatividad. La sociedad empezó a cambiar aceleradamente, a través de un crecimiento económico continuo y desbordante. China se ha vuelto una locomotora, con su millón trescientos mil habitantes, que recorre el  mundo a una velocidad inverosímil.

En las últimas tres décadas China no ha parado de crecer. Desde el 2000 al 2011, el país asiático creció 10% anual de manera continua y sostenida. Toda una proeza. A pesar que en los últimos tres  años (2012-2014) también ha sido visto afectada por el proceso de desaceleración que sacude a occidente.  Situándose su crecimiento por el orden del 6% y 7% anual. Habiéndose visto obligada a desarrollar un proceso de desarrollo económico intrínseco, para fortalecer su consumo y su mercado interno, mejorando de esta forma la calidad de vida de su población. 
                                                    
¡QUIERO SUDAMÉRICA!

Sin embargo, esto no hace perder de vista su visión global. Hoy en día, se manifiesta muy interesada en la región de Sudamérica, donde según parece: Brasil, Perú, Chile y Colombia son sus contactos favoritos y de mayor confianza. En esta región –según ha manifestado el presidente chino, Xi Jinping, a comienzo de año- están decididos a invertir en diferentes sectores en los próximos diez años la seductora cifra de 250 mil millones de dólares. Algunos analistas políticos y económicos han interpretado tamaña decisión, como que China pretende comprarse un continente, situación que ha puesto en alerta a EE.UU.

SE VIENE EL FERROCARRIL TRANSOCEÁNICO

Por otra parte, China, a través de la visita reciente que ha realizado su primer ministro Li Keqiang a nuestro país y a Brasil con el propósito de celebrar una alianza estratégica para el desarrollo y crecimiento económico, que permita la construcción de un megaproyecto, implementando la construcción de un ferrocarril transoceánico que parta del puerto de Santos en Sao Pablo, en el Atlántico, y después de atravesar la selva amazónica y los andes peruanos descienda por la región Piura al Pacífico en el Puerto de Bayóvar, para de allí enrumbar al puerto de Tianjin, todos los productos que este gigante necesita. La construcción de este tren transoceánico, será una revolución en el comercio internacional con el Asia. Su longitud de 8 mil km, 5 mil km. Serían tendidos en Brasil y 3 mil serían tendidos en Perú. Su costo ascendería a 10 mil millones de dólares. Los convenios para elaborar los estudios preliminares y determinar la factibilidad del corredor ferroviario, ya fueron suscritos con Perú y Brasil respectivamente. Se espera que el próximo año se dé luz verde a la implementación de la gigantesca obra.

Este y otros acuerdos celebrados con nuestro país de apoyo y cooperación bilateral son de suma importancia y transcendencia para los intereses de nuestra nación. El haber sido elegidos por China como un socio estratégico es algo que nosotros tenemos que ponerlo en valor. Hoy China necesita expandirse y nosotros somos la puerta de entrada al continente americano. Y eso ellos muy bien lo saben. Como también saben que su expansión no va ser nada fácil. EE.UU. los vigila. Pero ya están acostumbrados a la lucha constante y permanente, y piensan en el mediano y largo plazo, ellos no trabajan denodadamente por resultados inmediatos. Su mirada está de aquí a 30 y/o 50 años, ya que su deseo es liderar el mundo y es muy probable que lo consigan.

“JUNTOS TODO LO PODEMOS…”

En esta línea de intereses, el Perú tiene que saber ubicarse y aprovechar al máximo el sentido de oportunidad y de su buena posición geopolítica. Debemos  prepararnos aceleradamente capacitando nuestros recursos humanos para convertirnos en un excelente socio, algo imprescindible para el desarrollo y crecimiento del país asiático. “Juntos todo lo podemos, divididos nada somos”. Ello significa cuidar y consolidar las relaciones. Hay que tener en cuenta que el peso de la república Popular China en la economía peruana es significativo. Actualmente es el primer inversor minero (alrededor de 20 mil millones de dólares en inversiones comprometidas), con un tercio del total de proyectos y el primer socio comercial. Hay que tener también en consideración que en el plano político, nuestro país tiene con China el Tratado de Libre Comercio y la Asociación Estratégica Integral. Todo ello impulsa y consolida nuestra relación que no es de ahora, sino que se ha venido trabajando de años atrás.

martes, 26 de mayo de 2015

¿QUIÉN SERÁ EL NUEVO PRESIDENTE?

Por: Enrique Soto Roca (*)

Debido a la falta de liderazgo e incapacidad por parte de nuestros gobernantes para resolver y enfrentar acertadamente los continuos actos de corrupción y violencia desbordada, el ciudadano de a pie se pregunta con insistencia, en medio de una campaña política electoral que ya empezó: ¿Quién será el nuevo presidente? Sin atreverse a responder tan desafiante interrogante.

Después de una lucha denodada y sin cuartel, que desarrolló nuestro pueblo, recuperamos la democracia en el 2001, instalando un gobierno de transición presidido por el ilustre ciudadano Valentín Paniagua. En 1990 caímos en manos de una mafia, que en 1992 se convirtió en una tiranía, que tuvo la audacia de “disolver” el Congreso de la República y modificar sustancialmente la Constitución Política del estado, promulgada a través de una Asamblea Constituyente. Fuimos vilmente engañados y traicionados, por una mafia corrupta, más conocida como el fujimontesinismo.



En el 2001, es ungido como nuevo presidente constitucional democráticamente elegido Alejandro Toledo. Renace la democracia en nuestro país y empieza el proceso de consolidación de nuestra economía, que había devastada. Siguiendo los cánones democráticos Alejandro Toledo se releva con Alan García, representante del PAP en el 2006, que por segunda vez llega a palacio con un espíritu de rectificación, ya que su primer gobierno fue un desastre, que es atribuido  a su falta de experiencia y a su juventud.

En el 2011, Alan García le pasa la posta al Comandante EP (r) Ollanta Humala, quien asume el mando y dirección del estado peruano, después de haber derrotado electoralmente a Keiko Fujimori en segunda vuelta. Volvimos a ser engañados.

Después de promocionarse en todo el país con una postura de centro izquierda, y de incorporar a grandes sectores progresistas en su movimiento, da un giro espectacular hacia el centro-derecha y desembarca a las huestes de izquierda que lo apoyaban una vez que llegó al poder. Es decir, después de promover y crear grandes expectativas en la población con su proyecto “La Gran Transformación”, que era popular, progresista y desarrollista, aparece con su “Hoja de Ruta”, una propuesta mediatizada y sin mayores alcances, en función de las grandes reformas que el país exigía. Todo esto hoy le pasa la factura. Conga y Tía María son producto de esta farsa. El desborde popular es producto de las insensateces de este gobierno que no fue coherente con la población que hoy le reclama. Estamos a un año aproximadamente, de cambio de mando, en la que todos los ciudadanos peruanos nos aprestamos a elegir al nuevo presidente. Empezamos a vivir un clima electoral y/a revivir todas las mentiras y demagogias que algunos candidatos nos manifiestan con el fin de lograr su objetivo. A quince años de experiencia democrática el ciudadano peruano, se ha vuelto más consiente a la hora de emitir su voto y por consiguiente actuará con más criterio y responsabilidad.

Sin embargo, por otra parte, queremos saber que opciones tenemos para elegir al nuevo presidente y cuál es su consistencia para ser reconocido como candidato, ya que reza la frase bíblica: “Muchos serán los llamados pero pocos los elegidos”.   Tener en cuenta que algunos consideran que el país se encamina hacia un narco estado, como el mejicano. Esto debido a los ingentes recursos económicos y financieros que este ilícito negocio mueve en el país y que puede comprar partidos políticos completos.

Según CPI, Keiko Fujimori, PPK y Alan García son los candidatos favoritos a través de la opinión pública, en las próximas elecciones presidenciales. Es decir más de lo mismo. En tres décadas de quehacer político nacional no hay renovación. Ni en la derecha, ni en la izquierda, menos en el centro. Los mismos caudillos de siempre enquistados en sus capillas. ¿En verdad, esto es todo lo que nos ofrece el menú electoral próximo? Sí y sólo sí nosotros lo aceptemos, hay otras opciones que podrían ir creciendo en la medida que los ciudadanos lo promovamos y luchemos denodadamente contra los grandes medios de comunicación masiva en un desafiante “boca a boca”, algo que parece imposible pero que puede dar sus frutos.

Sin embargo, es bueno aclarar: Keiko no presenta nada nuevo para atraer al elector salvo la excarcelación de su padre, preso por el delito de lesa humanidad. Alan García, aparte de poder consolidar el desarrollo económico, podría aprovechar estratégicamente, para relanzar el partido, ya que es uno de los más organizados que tenemos en el país. La actitud de haber hecho participar a todos los ciudadanos para elegir a los dirigentes regionales del partido es algo encomiable. PPK es un vocero conservador y de extrema derecha, que no va a dudar en dar mejoras al gran capital. Eso de declararse de centro izquierda, es una mentira más que los ciudadanos estamos acostumbrados a escuchar de los políticos tradicionales. No sé con qué criterio el Partido Comunista-Patria Roja se ha reunido con PPK, es que han creído eso de llamar a sus seguidores “camaradas”. PPK no es nuevo en gestión pública. Recordemos que fue ministro de estado hace más de 30 años.

Por otra parte, sostenemos que el panorama electoral que estamos viviendo no se muestra aún nítido. Aún tiene sus nubarrones y sus neblinazos. No sabemos el rol que van a jugar los seguidores de Humala organizados en el Partido Nacionalista, que están atravesando una de sus peores crisis intestinas, en la que no se sabe si Ana María Solórzano, Ana Jara y/o Daniel Urresti, los representarán como candidatos a la presidencia. Todos están moviéndose con premura en pos del poder, pero la pareja presidencial está minada, y son poquísimas las opciones de triunfo.

Los sectores minoritarios como Perú Posible tiene a un Alejandro Toledo en la picota. Semi muerto, por el caso Ecoteva. PPC no tiene mayor fuerza que en Lima, y aquí se reduce al distrito de San Isidro. No da más. El pastor Lay va a hacer un esfuerzo descomunal por lanzar su iglesia al ruedo electoral. Esperamos que Dios lo coja confesado. Y la izquierda puede ser una opción, siempre y cuando sea pragmática y menos ideologizada y lance un candidato de consenso y de manera unitaria impulse un Programa Único de Gobierno: Gregorio Santos, hoy preso en Piedras Gordas, Marco Arana y/o Verónica Mendoza, pueden ser candidatos de consenso.

Sin embargo, el proceso electoral amenaza ser desproporcionado, con una fuerte carga de polarización, donde el más fuerte tratará de imponerse en función de su poder financiero. En eso hay que tener mucho cuidado. De nosotros depende elegir al más apto.  
(*) Periodista. Analista Político

POLICIA NACIONAL: SIN BAJAR LA GUARDIA

Por: Julio Garazatúa Vela (*)

El diario El Comercio del 13 de Abril 2015, informa: “que un nuevo escándalo ha remecido la estructura de la institución policial”. Se trata de una “intervención incorrecta”, por parte de dos suboficiales que prestan servicios en el Escuadrón de Emergencia del distrito de Surquillo; quienes se llevaron un vehículo estacionado a pocos metros de la vivienda del dueño. Este hecho fue grabado por las cámaras de seguridad de la Municipalidad de San Isidro.

En la edición del 24 de Abril 2015, el diario La República resalta: que policía “siembra” arma punzocortante a manifestante que protestaba contra el Proyecto “Tía María” en la Región Arequipa (Islay). Refiere que mientras un grupo de policías escoltaba a un agricultor detenido, un agente policial se acerca al detenido y le coloca en la mano un objeto punzocortante.

El diario “SudaméricaHoy” informa: que el Inspector General del Ministerio del Interior manifiesta, que en el año 2014 fueron retirados de la Institución Policial por medida disciplinaria 214 policías (21 oficiales y 193 suboficiales); de ellos, 140 fueron recluidos en penales comunes y centros de detención policial, por estar involucrados en delitos diversos.


Estas y otras informaciones similares nos dicen, que el personal policial enfrenta un serio problema de inconducta personal y funcional; pero también nos dice, que es el momento de hacer cambios estructurales para no seguir manchando la imagen de la institución policial, ni mancillar la dignidad y el honor de los buenos policías que son la mayoría. Pero el cambio que se exige, no debe sustentarse solamente en los acostumbrados “pases al retiro” de cientos de oficiales de diversos grados, sin ningún criterio técnico, apelando a las “invitaciones por renovación” que la ley faculta; tampoco abusar de la reiteradas “reorganizaciones” policiales, que siempre han sido un fracaso, porque al parecer los gobiernos de turno lo emplean simplemente para acallar la coyuntura de inseguridad del momento.

Se ha perdido tiempo y gastado miles de soles sin resultado alguno en estos llamados procesos de “reorganización “de la Policía Nacional, porque se continúa fallando en la base misma del cambio: el perfil del policía. El hombre es la pieza fundamental en toda organización, más aún cuando se trata de una institución cuya historia está íntimamente ligada a la historia del Estado y de la sociedad peruana. El policía protege al pueblo, mantiene el orden público y social del cual es parte intrínseca, y ofrece una ayuda constante a la población más vulnerable, sostiene los valores democráticos de justicia, igualdad y lealtad; y  en las distintas etapas de su historia, sus integrantes han tenido y tienen intervenciones connotadas de heroísmo y entrega de la propia vida.

Además, hay otros aspectos legales que es conveniente corregir, para coadyuvar al cambio que la Institución Policial necesita, por ejemplo: La Ley Orgánica de la Policía Nacional en su Título III-Capitulo II-Articulo 12, inciso 12.2; expresa: que la Policía Nacional está al mando de un Director General designado por el Presidente de la República, entre uno de los Tenientes Generales en situación de actividad. Este dispositivo quiebra la línea de sucesión por antigüedad para acceder al cargo de Director General; politiza al comando policial, e hipoteca la lealtad institucional a los intereses políticos de turno.

Asimismo, en su Capítulo III-Régimen Económico-Articulo 51-inciso1, dice: “La Policía Nacional, previa autorización del titular del sector, podrá celebrar convenios para la prestación individualizada o localizada de servicios rentados de naturaleza particular”. Esta disposición convierte al policía en un mercenario de la seguridad, porque oferta su autoridad y su atribución funcional a intereses privados, lo que deteriora su dignidad personal y profesional y desvirtúa el principio constitucional de servicio a la sociedad.

Entonces, nos preguntamos: ¿Cómo reconstruir una institución policial actualmente cuestionada y criticada, para que responda a las necesidades del Estado y de la sociedad peruana de este nuevo siglo? Ello supone en primer lugar, investigar su actual situación, sus contradicciones, sus límites, sus posibilidades, etc. Por ejemplo: debemos evaluar si la preparación de los policías es la más óptima, sino lo fuera, urge perfeccionarla. Si el proceso de selección y admisión son inadecuados, es imprescindible mejorarlos. Si las fases de formación y capacitación son ineficientes, es necesario optimizarlos. Si las remuneraciones son insuficientes, deben ser aumentadas, acorde a la naturaleza de su función. Si la legislación policial es imperfecta, es necesario corregirla, para potenciar el proceso de formación y los sistemas de control. No encarar seriamente estos y otros problemas que subyacen lacerantes en la Institución Policial, es continuar con este tipo de comportamientos ilícitos, que se repiten cada vez con más frecuencia.

Pero este proceso de reconstrucción institucional también supone, que el ansiado cambio policial no se logrará en breve plazo, es un proceso que requiere tiempo y continuidad; cambio que debe ser tratado desde dos puntos de vista: la policía como  institución del Estado encargada de una finalidad constitucional; y la policía como “corporación”, como un cuerpo vivo integrado por personas, responsables de lograr esa finalidad constitucional. Los gobiernos,  la “clase política” y la sociedad en general, deben entender que además de las condiciones arriba descritas, y otras que pueden sugerirse; es “imprescindible” que exista la voluntad política para alcanzar el modelo policial que aspiramos como sociedad.
(*) Crnel. PNP (r)

lunes, 18 de mayo de 2015

¿REPUNTE EN EL SEGUNDO SEMESTRE?

Por: Enrique Soto

Poniendo en movimiento dos ejes claves de la actividad económica del país, como son: la inversión y el gasto público, esta despegará inmediatamente. Se espera que esto suceda, con un repunte en el segundo semestre del año, según lo anunció el Ministro de Economía y Finanzas, Alonso Segura, en una exposición realizada a fines del mes pasado en la Cámara de Comercio de Lima.

Por lo tanto, no debemos preocuparnos demasiado por el bajísimo crecimiento del primer trimestre –nos han dicho- ni tener muchas expectativas en el segundo. Toda la apuesta se está depositando en el próximo semestre que arranca en julio, inicio del último año del gobierno “nacionalista” del comandante Ollanta Humala.

La proyección es sustentada, según los tecnócratas del MEF, por la firme recuperación de la pesca y la minería, ya que según el Marco Macroeconómico Multianual presentado, la actividad económica cerrará el año entre 3.5% y 4.5% con una estimación puntual de 4.2%. Reforzando su pronóstico con la mayor captura de la anchoveta que se habría registrado en abril último. Elena Conterno, presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería, aseguró que en ese mes se capturó el 54% de la cuota. Asimismo se cree que la minería vendría mejor debido a la mayor producción de cobre que registrarían Toromocho y Antamina, así como a la recuperación de su precio en el mercado internacional.

En lo que se refiere a la Inversión Pública, el MEF confía que darán dinamismo a la economía alicaída la ejecución de tres megaproyectos como son: La Línea 2 del Metro, la modernización de la Refinería de Talara y el Gasoducto del Sur.

Este panorama optimista y positivo se vería favorecido en el mundo global si la desaceleración de China no es mayor a la esperada, ya que por el lado de la recuperación de la economía norteamericana esta no es muy contundente, sólida y sostenida, por lo tanto se espera un ajuste pronto de las tasas de interés. Esto nos daría tranquilidad en el control de nuestro tipo de cambio, que por algunas semanas, debido a procesos especulativos parecía que se nos iba de las manos, por lo que el Banco Central de Reserva, tuvo que trabajar con mucho rigor para estabilizarlo, vendiendo gran cantidad del billete verde.

Reforzando esta postura, Julio Velarde, presidente del BCR ha señalado debe pensarse más en el futuro y menos en la coyuntura. Y queriendo trasmitir un gran optimismo al empresariado y a la población que se mantiene escéptica y en ascuas, sostiene que sobre los precios de los commodities no se puede afirmar abiertamente que el “superciclo” finalizó, sin desconocer que en los próximos cuatro años las cotizaciones se mantendrán estables o bajarán ligeramente. Y anuncia que el Perú duplicará su producción de cobre en los próximos cuatro años.

Por otro lado, para asegurar el inicio del dinamismo de la economía, que se halla estancada, el MEF en coordinación con el Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC), licitará 16 corredores viales desde junio próximo –¿inaugurando el repunte económico del segundo semestre?- que implicarían una inversión cercana a los 4 mil millones de nuevos soles.

Sin embargo, como dice el dicho: Todo lo que brilla no es oro. Y en honor a la verdad podemos decir que el gobierno de turno y todos sus principales funcionarios han perdido confianza y credibilidad ante el empresariado honesto y trabajador así como ante la población. Y hechos políticos y sociales no faltan que sustente esta postura de mantenerse en guardia. “Ver para creer” parecen decir.

A pesar que esta proyección esgrimida por el oficialismo podría estar en una orientación correcta y acertada, eso no es suficiente para que las cosas sucedan. La economía no está al margen de las decisiones políticas y el desarrollo social. Las tres actividades tienen que ir de la mano en busca del bien común, que no es otra cosa que el bienestar general. Y esto no se va visto en cerca de cuatro años de gobierno y la mayoría de los ciudadanos no cree que se vea este deseo faltándole tan sólo quince meses para que culmine su mandato.


La desconfianza de la ciudadanía en general es abrumadora. Y esto se manifiesta en los conflictos sociales que se desatan al interior del país, siendo uno de los más emblemáticos el de Tía María en Arequipa, por el salvajismo y barbarie desatada por ambos bandos, que tratan de salirse con la suya, desoyendo el clamor popular de todos los peruanos, dejando de lado la verdadera postura civilizada de diálogo que debe prevalecer. El estado, como institución parece haber perdido el control sobre la jurisdicción. Algo verdaderamente incomprensible.

Estas situaciones desincentivan el desarrollo y el crecimiento económico, ahuyentan el turismo, alejando la inversión privada, contrayendo el consumo. ¿Creen que así vamos  a poder recuperarnos como lo viene proyectando el MEF?
Como podemos darnos cuenta la situación es más compleja. Y no es solamente cuestión de Producto Bruto Interno y cifras macroeconómicas en azul. Eso fue en épocas del Liberalismo a ultranza, donde el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial imponían sus condiciones radicales para apoyar economías pobres en el mundo, manteniéndolos en extremos estados de austeridad, ahora esas medidas generan rebelión (léase Grecia), porque no son las más correctas para avanzar y salir del atolladero, ni EE.UU. lo aplicó cuando cayó en su última crisis financiera el 2008, cuando se desplomó su economía, sino que le inyectó ingentes recursos para recuperarla, sin hacer sufrir a su población.

En nuestro país en más de 10 años de crecimiento continuo, no ha habido una redistribución justa de la riqueza. Se calcula que del 100%, el 80% ha ido al bolsillo de un 20%, y el 20% ha caído en la mesa del 80% que han respaldado la producción. Esto es un reparto injusto, de allí los estados de inestabilidad social. Un referente de lo señalado, es la Remuneración Mínima Vital (RMV), la más baja de la región. Esta de manera inmediata debe ser incrementada significativamente. A pesar que muchos que representan intereses creados digan que ello puede ser peligroso para el crecimiento del país, por su abundante informalidad. La verdad es que este mes el Consejo Nacional del Trabajo se ha reunido para ver y analizar un nuevo reajuste, se volverán a reunir el próximo mes para señalar el monto. Esto es  sumamente importante, porque se podrá poner de esta manera más recursos en bolsillos de los trabajadores, generándoles una mayor calidad de vida, para él y los suyos y moviendo de esta manera el consumo interno, fortaleciéndose nuestras estructuras internas de mercado.

Por lo tanto, si el gobierno de turno quiere terminar relativamente bien su gestión de 5 años, tiene que trabajar duro, tratando de recuperar la confianza y la credibilidad perdida, enfocándose en el quehacer gubernamental sin estar distrayéndose como volver a participar en el próximo proceso electoral, porque ello le puede empeorar su maltrecha situación.

Asimismo, preocuparse para que toda la inversión pública que dicen se va a implementar, se ejecute lo más rápido posible, y las obras avancen a marcha forzada. Tienen que poner a sus mejores hombres –si en caso los tiene- en la vanguardia. El tiempo les juega en contra, pero ojalá soplen vientos a su favor por el bien del país y de los 32 millones de conciudadanos.